El “Google maps” de la antigua Roma

Walter Scheidel, profesor de Cultura Clásica, y Elijah Meeks, especialista en Humanidades, dos profesores de la Universidad de Stanford, se plantearon crear una plataforma que recrease fielmente el modo en que los antiguos romanos percibían el tiempo y las distancias, y calcular al detalle, como si de un Google maps de la Antigüedad se tratara, cómo sería un viaje de la época.

Conoce el proyecto ORBIS, el Google Maps del Imperio Romano (con sus vías incluidas) en pleno siglo III

Orbis, que es como han llamado a este atlas multimedia, está ambientado en el año 200 de nuestra erael momento en que el poder de Roma se hallaba en su máximo apogeo y el Imperio había alcanzado su mayor extensión territorial, que abarcaba tres continentes. La plataforma, que recrea digitalmente y de forma interactiva el sistema de transporte romano, contiene los datos de 751 lugarescasi todos ciudades y villas, pero también 268 puertos, los principales ríos navegables y numerosas rutas marítimas.Las vías que recorrían el Imperio en esa época abarcaban 85.000 kilómetros, un total de seis millones de kilómetros cuadrados.

Antigua Roma en el proyecto ORBIS

Así, el usuario que quiera realizar la simulación de un trayecto como si viviera en la antigua Roma sólo tiene que acceder a Orbis, poner un origen y un destino y pulsar “calcular ruta”El programa ofrece el camino más corto y la duración del viaje. Además,el usuario puede elegir estación del año para tener en cuenta la meteorología y escoger diferentes opciones para viajarpor carretera (a pie, marcha militar, a caballo, en carro…), y también puede viajar en barco tanto por mar como por río. Más opciones son elegir el camino más corto, el más rápido, e incluso el más barato.

Walter Scheidel se inspiró para crear Orbis en un mapa interactivo del metro de Londres. En él, en lugar de la distancia a recorrer, se representaba el tiempo real del trayecto. Un poco después, Elijah Meeks se incorporó al proyecto. Ambos añadieron a su plataforma asimismo datos de latitud y longitud del Proyecto Pleiades, un diccionario geográfico online de lugares antiguos, y también incorporaron las redes de vías del Atlas Barrington de Grecia y Roma.

La idea de este equipo multidisciplinar de la Universidad de Stanford es mostrar cómo los romanos de aquella época percibían los viajes, el tiempo y su distancia.

 

 

 

Anuncios

La fragua de Vulcano

Imagen relacionada
La fragua de Vulcano, de Velázquez. Museo del Prado.

Apolo, dios del sol, se chiva a Vulcano, dios del fuego, de que su mujer Venus le está poniendo los cuernos con Marte. En ese preciso instante los ayudantes de Vulcano, los cíclopes, están trabajando en su fragua, y, al oír las noticias que trae Apolo, miran sorprendidos al dios.

Velázquez retrata con precisión el adulterio narrado por Ovidio de una forma original, en el mismo momento de la noticia.

 

Regreso a Troya

HUMANIDADES Y NTICS

Cubierta Regresar a & lt; i & gt; Troy & lt; / i & gt;Martin M. WINKLER (ed.), Return to Troy: New
essays on the Hollywood epic, Brill Academic
Publishers, Leiden – Boston, 2015, 284 pp.

Troya se ha consolidado como una importante contribución a la vida que la Antigüedad Clásica ha encontrado en nuestras pantallas, grandes y pequeñas, en todo el mundo. Su leyenda retorna a través de la épica de Hollywood en 2004 de la mano de Wolfgang Petersen, convirtiéndose en una de las películas más caras y taquilleras de la historia. Su examen detallado desde diferentes perspectivas arqueológicas, literarias, culturales y cinematográficas, se convierte en el propósito de Return to Troy, una obra enfocada a la relación de la película con Homero.

Estructurada en diez capítulos, la obra comienza con una Introducción, Troy Revisited (pp. 1-15), a cargo de Martin M. Winkler, editor de la obra y autor de numerosos ensayos sobre literatura clásica, los clásicos y el…

Ver la entrada original 1.643 palabras más

Frankenstein o el Moderno Prometeo

HUMANIDADES Y NTICS

Este año se cumplen 200 años de la publicación de la novela que generó uno de los grandes mitos de la modernidad.

Frankenstein o el Moderno Prometeo hundió sus principales raíces tanto en el espíritu del Romanticismo como en la biografía particular de su autora. En una época en la que se sublimaban las emociones y la subjetividad, Mary Shelley proyectó en esta novela parte de su joven pero intensa y dramática vida, así como algunas de sus preocupaciones. Pero fueron muchas otras las fuentes culturales de esta obra, como la alusión mitológica de su título que hacía referencia al titán griego que posibilitó el origen del ser humano. Otra determinante influencia consistió en la tradición de la novela gótica y su intención de emocionar a través de lo grotesco y lo terrorífico. Por su parte, la filosofía dominante en el momento interpretaba la naturaleza como un gran organismo dominado…

Ver la entrada original 400 palabras más

Moiras

Las Moiras (en griego antiguo Μοῖραι, ‘repartidoras’) eran las personificaciones del fatum o destino (sus equivalentes romanas eran las Parcas o Fatae). La palabra griega moira (μοῖρα) significa indistintamente ‘destino’, ‘parte’, ‘lote’ o ‘porción’, en referencia a su función de repartir a cada mortal la parte de existencia. Controlaban el metafórico hilo de la vida de cada mortal e inmortal desde su nacimiento hasta su eventual muerte. Incluso los dioses las temían: el propio Zeus (Júpiter) estaba sujeto a su poder.

Las tres Moiras. Relieve, tumba de Alexander von der Mark, por Johann Gottfried SchadowOld National GalleryBerlín | Wikipedia

Las tres hermanas hilanderas simbolizaban el nacimiento, el matrimonio y la muerte. Hilaban lana blanca y entremezclaban hilos de oro e hilos de lana negra: los hilos de oro significaban los momentos dichosos en la vida de las personas y la lana negra los periodos tristes. Cada una de ellas tenía una función:

Cloto (Κλωθώ, ‘hilandera’) hilaba la hebra de vida con una rueca y un huso. Su equivalente romana era Nona, originalmente invocada en el noveno mes de gestación. Láquesis (Λάχεσις, ‘la que echa a suertes’) medía con su vara la longitud del hilo de la vida. Su equivalente romana era Décima, análoga a Nona. Átropos (Ἄτροπος, ‘inexorable’ o ‘inevitable’, a veces llamada Aisa) era quien cortaba el hilo de la vida. Elegía la forma en que moría cada hombre, seccionando la hebra con sus tijeras cuando llegaba la hora. Su equivalente romana era Morta (‘Muerte’).

Diversas versiones de las Moiras existieron en los niveles mitológicos europeos más antiguos. Es imposible no relacionarlas con otras diosas hilanderas del destino indoeuropeas, como las Nornas en la mitología nórdica o la diosa báltica Laima y sus dos hermanas.

Las nornas hilando los hilos del destino a los pies del árbol Yggdrasil. | Wikipedia

Breve historia de la mitología nórdica

Literatura nórdica

ISBN: 978-84-9967-993-8

Nowtilus

Los pueblos del norte, aquellas personas violentas que atormentaron Europa durante siglos, no eran solamente guerreros sádicos, también tuvieron una cultura muy rica y una religión que convivió con el cristianismo durante este tiempo. La mitología nórdica es una de las creencias que más ha influenciado en el mundo europeo, ya sea a través de distintos medios de comunicación, de la música, de los videojuegos o, incluso, de los comics.

Adéntrese en el mundo nórdico a través de las distintas narraciones de sus mitos, como fueron las andanzas de Thor, los engaños de Loki, el poder y la sabiduría de Odín o de los distintos mundos que se ubicaban en Yggdrassil. La formación de un universo concebido para albergar todo tipo de criaturas como elfos, enanos, gigantes de hielo, hombres o dioses que tendrá su fin bajo el Ragnarök y la lucha entre los diferentes personajes de…

Ver la entrada original 82 palabras más

La muerte en Pompeya

La infame erupción del Vesubio en el 79 d.C. arrasó el paisaje circundante y a los residentes de las metrópolis romanas erigidas a la sombra del volcán. Cuando las cenizas provocaron derrumbamientos de edificios en Pompeya, las violentas corrientes piroclásticas cayeron ladera abajo y asfixiaron la ciudad, la cercana localidad portuaria de Herculano y varios lugares más.

Pintado a mediados del siglo XIX, «El último día de Pompeya» supone la idea de un artista de la erupción del Vesubio en el 79 d.C.

Un equipo de especialistas italianos ha revisado recientemente algunas de las muertes más terribles de Herculano, en las que aparentemente los cráneos de la gente explotaron. La hipótesis tradicional de los investigadores ha sido que el calor extremo fue el principal asesino, provocando que los fluidos de los cerebros de las víctimas y sus tejidos blandos hirvieran rápidamente.

Los desechos voladores pueden golpear y matar a la gente e inhalar demasiada ceniza o respirar gas volcánico puede provocar asfixia. Las temperaturas extremadamente altas pueden freír a una persona hasta la muerte en un abrir y cerrar de ojos.

Los efectos del calor en los cuerpos de la gente fueron diferentes entre los habitantes de Herculano y los de Pompeya. Pompeya, a 9,6 kilómetros de distancia del volcán, se vio afectada inicialmente por los restos que se precipitaron desde este, que hicieron que las casas se derrumbasen y asfixiaron a sus ocupantes. A continuación, la ciudad se vio afectada por una oleada piroclástica muy gaseosa, responsable del mayor número de víctimas.

Resultado de imagen de imagen Vesubio pompeya
El Vesubio

En Herculano y en la cercana ciudad de Oplontis tuvo lugar algo más perturbador. Estos dos asentamientos se encontraban unos tres kilómetros más cerca de la fisura del Vesubio y los investigadores han descubierto víctimas en estos lugares cuyo ADN estaba completamente degradado, con fracturas óseas inducidas por el calor y cráneos que aparentemente habían explotado.

Los hornos de los crematorios funerarios modernos aportan una sombría ventana a la aniquilación de cuerpos humanos, con temperaturas de hasta mil grados Celsius. Este calor es comparable al que podrían haber experimentado las víctimas de Herculano.

 

Sale a la luz en Grecia la inscripción más antigua de «La Odisea», de Homero — La túnica de Neso

Según los primeros estudios de los arqueólogos la losa pertenecería a la época romana y probablemente sea anterior al siglo III a. C. La tablilla de arcilla con la inscripción más antigua de «La Odisea» – EFE Fuente: EFE | ABC 10 de julio de 2018 Una placa de arcilla encontrada en el sitio arqueológico […]

a través de Sale a la luz en Grecia la inscripción más antigua de «La Odisea», de Homero — La túnica de Neso